Justícia i Pau trabaja activamente en sensibilizar e informar a la ciudadanía y contribuir a crear una opinión pública cada vez más favorable al respeto de los derechos humanos fundamentales, individuales y colectivos, a la cultura de la paz y el desarme, la lucha contra la pobreza y la exclusión social y en favor del desarrollo sostenible de los pueblos.

Esto lo hace impartiendo conferencias, organizando congresos y seminarios, editando informes, materiales pedagógicos y exposiciones o participando en los medios de comunicación. Igualmente, desarrolla acciones continuas de presión política para promover la aplicación de medidas gubernamentales con estos mismos objetivos, incidiendo sobre los partidos políticos y las instituciones públicas locales, nacionales, estatales e internacionales.

El grueso de sus actividades son impulsadas por las diferentes comisiones de trabajo formadas por voluntarios, que se ocupan de diveres áreas temáticas (actualmente son las comisiones de Derechos Humanos, Relaciones Norte-Sur, Migraciones y diversidad, Justicia y salud, Derecho a la vivienda, Comunicación, Ecología y Justicia y Prisiones) o que actúan en diferentes localidades (Maresme, Badalona, Terrassa, Sabadell y Sant Just Desvern) o zonas de Barcelona (Collblanc y Sagrera).

Historia de la entidad

Justícia i Pau de Barcelona fue creada en 1968, como una manera de responder y concretar en nuestra casa la misma iniciativa del Papa Pablo VI, el cual, como fruto del Concilio Vaticano II (1962-1965) había creado 1967 un organismo eclesial dedicado a velar por los derechos humanos. Asimismo, con la creación de la comisión de Justícia i Pau en Barcelona se pretendía reunir y reforzar todas las acciones ya existentes en la diócesis en defensa de los derechos humanos y la paz.

En sus primeros años de existencia, en tiempos de la dictadura, Justícia i Pau tuvo como prioridad la promoción de los derechos humanos en nuestro país y, entre otras acciones, encabezó una campaña contra la pena de muerte y protestó ante los casos de torturas y actuaciones policiales abusivas, lo que le supuso un procesamiento en el Tribunal de Orden Público. También se significó especialmente en la lucha por la excarcelación de presos políticos y a favor de la amnistía. Durante la Transición, presionó por el reconocimiento del derecho a la objeción de conciencia y desde entonces apoyó el movimiento de objeción de conciencia.

En 1976, Joan Gomis asumió la dirección de Justícia i Pau y años más tarde (en constituirse la entidad en asociación en 1987) fue nombrado presidente, cargo que ostentó hasta su muerte (+2001 ). Joan Gomis dio un impulso decisivo a la entidad y él mismo se convirtió en un referente en nuestro país en el trabajo en favor de los derechos humanos, la solidaridad, la cultura de la paz y el desarrollo.

Desde 2002 a mayo de 2014 asumió la presidencia Arcadi Oliveres.

En 1981, Justícia i Pau encabezó la primera campaña en favor del 0,7% del PIB de ayuda pública en los países más necesitados. Hizo campaña contra los bloques militares y contra el comercio de armas, y promover acciones conjuntas con diversas entidades a favor de la condonación de la deuda externa de los países más pobres.

Justícia i Pau, bajo la presidencia de Joan Gomis, jugó un papel decisivo en la promoción de diversas iniciativas colectivas: la Federación Catalana de ONG para el Desarrollo, el Fondo Catalán de Cooperación al Desarrollo, la Federación Catalana de ONG los Derechos Humanos, la Federación Catalana de ONG por la Paz, el Parlamento de la Fraternidad y la Plataforma para el Derecho a una Vivienda Digna.

Durante los años 90, entre otras actividades, la entidad promovió una campaña para la abolición de la deuda externa de los países más pobres, realizó diversas acciones a favor del desarme y contra el comercio de armas, promovió acciones en defensa del derecho a una vivienda digna y se implicó muy intensamente en la defensa de los derechos humanos de las personas encarceladas.

Después de la muerte de Joan Gomis (2001), le sucedió en la presidencia Arcadi Oliveres, el cual dio una gran presencia pública a la entidad con sus múltiples conferencias e intervenciones en medios de comunicación. En junio de 2014, después de que Arcadi Oliveres renunciase a renovar por un nuevo mandato, fue elegido como presidente el abogado Eudald Vendrell.

En los últimos años, Justícia i Pau y Paz ha desarrollado campañas o acciones de sensibilización social sobre el fenómeno de la inmigración y sus causas, las injusticias y desigualdades del actual proceso de globalización, el consumo responsable, la pobreza en Cataluña, el Tribunal penal Internacional, la situación de las cárceles catalanas, la situación en Africa subsahariana, etc.

Reconocimientos

En su historia, Justícia i Pau ha obtenido, entre otros, estos galardones:

  • Premio por la Paz, de la Asociación para las Naciones Unidas en España (1982)
  • Premio Solidaridad, del Instituto de Derechos Humanos en Cataluña (1992)
  • Cruz de Sant Jordi, de la Generalitat de Catalunya (1993)
  • Premio Ciudad de Barcelona, en la modalidad de proyección internacional de la ciudad (1995)
  • Premio a la Solidaridad y la Superación, de la ONCE Cataluña (2001)
  • Premio de la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad de Lleida (2012)

Memorias

Memoria de actividades 2015 de Justícia i Pau (en catalán)

Memoria de actividades 2014 de Justícia i Pau (en catalán)

Memoria de actividades 2013 de Justícia i Pau (en catalán)

Memoria de actividades 2012 de Justícia i Pau (en catalán)

Memoria de actividades 2011 de Justícia i Pau (en catalán)

Memoria de actividades 2010 de Justícia i Pau (en catalán)

Memoria de actividades 2009 de Justícia i Pau (en catalán)

Memoria de actividades 2008 de Justícia i Pau (en catalán)

Memoria de actividades 2007 de Justícia i Pau (en catalán)